Buscar
Cómo hago la KOMBUCHA casera paso a paso

Cómo hago la KOMBUCHA casera paso a paso
5 (1)

Esta receta es muy importante para mi: la kombucha casera paso a paso. Mi amiga Puri de TomaTomate me regaló un SCOBY de su propia cosecha para que pudiera preparar mi propia kombucha casera. Hacía ya tiempo que llevaba queriendo adentrarme en este mundo. Y por fin ha comenzado mi andadura en esta bebida fermentada.

Hacerla en casa es una forma económica y divertida de disfrutar de esta bebida refrescante. Con esta receta, podrás crear tu propia kombucha casera y personalizarla con tus sabores favoritos.

Pero antes de empezar con la receta vamos a conocer un poco más sobre esta bebida tan peculiar.

¡Comencemos!

¿Qué es la kombucha y para qué sirve? ¿Qué es un SCOBY?

La kombucha es una bebida fermentada llena de probióticos y otros nutrientes beneficiosos para nuestra salud. Preparada con té endulzado con azúcar y un cultivo simbiótico de bacterias y levaduras conocido como SCOBY (Symbiotic Colony of Bacteria and Yeast).

Durante el proceso de fermentación de la Kombucha, el SCOBY consume el azúcar y los nutrientes del té produciendo un ácido acético, ácido láctico, probióticos y otros compuestos beneficiosos para nuestro organismo.

esto es un scoby

Durante siglos, la kombucha ha sido una bebida tradicional en países de Asia y Europa del Este, y en los últimos años ha ganado popularidad en todo el mundo debido a sus propiedades probióticas y antioxidantes. Se cree que la kombucha puede mejorar la digestión, fortalecer el sistema inmunológico, reducir la inflamación y ayudar a prevenir enfermedades crónicas.

Además, la kombucha se puede personalizar con diferentes sabores, como frutas, hierbas y especias, lo que la hace una bebida refrescante y deliciosa para disfrutar en cualquier momento del día. Pero esto lo veremos en otro artículo diferente.

¿Qué beneficios tiene la kombucha para la salud?

La kombucha es conocida por sus posibles beneficios para la salud gracias a su contenido de ácido acético, ácido láctico, probióticos y otros compuestos bioactivos:

  • Mejora la digestión: Los probióticos presentes en la kombucha pueden ayudar a mejorar la salud intestinal y la digestión en general.
  • Fortalece el sistema inmunológico: Los probióticos y antioxidantes de la kombucha pueden ayudar a fortalecer el sistema inmunológico y proteger contra enfermedades.
  • Reduce la inflamación: La kombucha contiene compuestos antiinflamatorios que pueden ayudar a reducir la inflamación en el cuerpo.
  • Ayuda a desintoxicar el hígado: Los antioxidantes presentes en la kombucha pueden ayudar a desintoxicar el hígado y mejorar su función.
  • Regula los niveles de azúcar en la sangre: Algunos estudios han encontrado que la kombucha puede ayudar a regular los niveles de azúcar en la sangre, lo que podría ser beneficioso para las personas con diabetes.

¿Qué pasa si tomo kombucha a diario?

Si deseas tomar kombucha a diario, es importante tener en cuenta que debes consumirse en cantidades moderadas para evitar posibles efectos secundarios. Esta bebida fermentada contiene ácido acético y ácido láctico, los cuales pueden ser perjudiciales para la salud en caso de un consumo excesivo.

Algunas personas pueden experimentar malestar estomacal, náuseas o diarrea si consumen demasiada kombucha o si su cuerpo no tolera bien los probióticos y ácidos que contiene.

Para iniciar su consumo diario de kombucha, te recomiendo empezar con pequeñas cantidades, como 200 o 250 ml al día, e ir aumentando gradualmente si se tolera bien. Es importante elegir una kombucha de calidad, elaborada de forma segura y que contenga una cantidad adecuada de azúcar.

Es recomendable hablar con un médico o un profesional de la salud antes de incluir la kombucha en la dieta diaria, especialmente si se tienen problemas de salud preexistentes o si se toman medicamentos.

¿Cuándo no tomar kombucha?

Existen situaciones en las que no se recomienda tomar kombucha. Algunas de ellas son:

  • Problemas gastrointestinales: si se padece de enfermedades gastrointestinales como úlceras, gastritis o síndrome de intestino irritable, es importante consultar con un médico antes de tomar kombucha.
  • Sistema inmunológico debilitado: si se tiene un sistema inmunológico debilitado debido a enfermedades como VIH/SIDA, cáncer o enfermedades autoinmunitarias, se debe evitar el consumo de kombucha.
  • Embarazo y lactancia: no se ha estudiado lo suficiente el consumo de kombucha durante el embarazo y la lactancia, por lo que se recomienda evitar su consumo.
  • Interacción con medicamentos: algunos medicamentos pueden interactuar con la kombucha, por lo que se debe consultar con un médico antes de tomarla si se está en tratamiento médico.
  • Sensibilidad a los ingredientes: si se es alérgico o sensible a los ingredientes de la kombucha, como el té, el azúcar o los saborizantes, se debe evitar su consumo.

Es importante consultar con un médico o un profesional de la salud si se tiene alguna duda o preocupación sobre el consumo de kombucha.

INGREDIENTES (Para 2 litros):

  • 2 litros de agua embotellada o filtrada
  • 2 cucharadas soperas de té verde (15 ml cada cucharada)
  • 100 gramos de azúcar blanca (50 gramos por cada litro de agua)
  • 1 Scoby
  • Un poco de kombucha o starter
  • Un recipiente de cristal de 2,5 litros o 3 litros
  • Cuchara y utensilios de madera (importante: no usar metal)

* IMPORTANTE: la variedad del té y el azúcar depende del tipo de fermentación que haya estado haciendo el SCOBY que te hayan regalado o hayas obtenido. Más abajo te explico cómo cambiar el tipo de té o azúcar.

VIDEO RECETA

 

Cómo preparo la kombucha casera paso a paso

Lo primero, de todo es que necesitas un SCOBY y un poco de kombucha ya preparada. Esto lo puedes conseguir de algún familiar o amigo que te regale un SCOBY con su starter (kombucha ya preparada). Siempre será mejor que crear un SCOBY desde cero. Así te aseguras que quede una bebida perfecta. Otra opción es comprarlo en sitios o mercados donde los puedan tener.

Cómo preparar el té verde

1. En primer lugar, poner a calentar 1 litro de agua (del total de 2) en una olla a fuego alto.

* IMPORTANTE: El agua que uses debe ser un agua buena. Mejor que sea embotellada o filtrada. El agua de grifo no suele ser demasiado buena para preparar esta bebida porque podría estropear y dañar a las bacterias y levaduras.

2. Antes de que comience a hervir, apartar del fuego y verter las dos cucharadas de té verde. Mezclar e infusionar unos 15 o 20 minutos.

3. Antes de que se enfríe el té, colarlo y añadir el azúcar hasta que se disuelva del todo.

4. Una vez que el té con azúcar haya enfriado del todo, agregar el otro litro de agua que se necesita para esta receta.

¿Cómo preparar la kombucha?

Ya tienes preparada la «comida» para el SCOBY: el té y el azúcar. Ahora tenemos que poner a fermentar.

1. En un recipiente de cristal con boca ancha y amplio (usa un recipiente que sea de un tamaño mayor que la cantidad de kombucha que vayas a preparar) agregar el té verde con el azúcar que acabamos de preparar. El bote no debe de llenarse por completo.

* CONSEJO: Si vas a preparar 2 litros de kombucha te recomiendo que el recipiente de cristal sea de al menos 3 litros, contando que debe quedar una parte sin rellenar para que la kombucha pueda respirar.

2. Con las manos bien limpiar, introducir dentro del té el SCOBY más el iniciador. El iniciador no es más que un poco de kombucha de la tanda anterior a la que se va elaborar. Esto ayudará a acelerar el proceso y a asegurarnos de que salga una kombucha deliciosa sin que se estropee y que el SCOBY pueda alimentarse correctamente.

como hago kombucha casera kombucha casera paso a paso

* IMPORTANTE: Si vas a usar utensilios para la preparación, NUNCA debes usar utensilios de METAL, mejor que sean cucharadas o utensilios de cocina de madera, plástico o cristal.

3. Cubre el bote de cristal con una gasa limpia o una servilleta de cocina y una goma.

4. Etiqueta la kombucha con la fecha del día en el que la has preparado.

etiquetar la kombucha casera

5. Fermentar de 7 a 10 días y estará lista para ser bebida.

fermentar la kombucha casera

El tiempo de fermentación de la kombucha puede variar dependiendo de varios factores, como la temperatura ambiente, la cantidad y calidad de los ingredientes utilizados, y la preferencia personal de sabor.

Sin embargo, en general, se recomienda dejar fermentar la kombucha durante al menos 7 a 10 días a temperatura ambiente (aproximadamente 20-30°C) para que se produzca una fermentación adecuada.

Después de este tiempo, puedes probar la kombucha para ver si ha alcanzado el sabor y la acidez deseada. Si prefieres un sabor más ácido, puedes dejar fermentar la kombucha durante más tiempo.

Ten en cuenta que el tiempo de fermentación también puede afectar el contenido de alcohol de la bebida, por lo que si deseas una kombucha con bajo contenido de alcohol, es importante no dejar fermentar durante demasiado tiempo.

Cómo conservar la kombucha

Una vez que ha pasado el tiempo de fermentación, has probado la kombucha y tiene el sabor que más te gusta, hay que pasar a embotellarla.

1. Coloca un embudo en la boca de una botella de cristal que tenga cierre hermético. Vierte la kombucha poco a poco, dejando una tercera parte dentro del recipiente de fermentación para poder elaborar tu próxima kombucha. Este poco de kombucha te servirá como iniciador para la próxima tanda que vayas a preparar.

2. Ciérrala y guárdala en la nevera hasta ser consumida para una óptima conservación.

Existe la posibilidad de crear una segunda fermentación para la kombucha, añadiendo frutas, especias y/o hierbas aromáticas para darle un segundo sabor a la bebida. Esto lo veremos más adelante.

segunda fermentacion kombucha

Es importante que te cuente que con cada nueva tanda de kombucha que prepares va a nacer un nuevo SCOBY en la superficie del líquido de fermentación. ¿Y qué puedes hacer con este nuevo SCOBY? Te explico a continuación…

Hotel de SCOBYS

Como te he comentado, por cada kombucha nueva que crees va a nacer un SCOBY nuevo. Si son pequeños los puedes mantener en el recipiente de fermentación junto a tu SCOBY principal o más maduro.

Pero una vez que se vaya poniendo más grande, puedes ir conservando estos SCOBYS nuevos en un «hotel de SCOBYS«.

También puede pasar que una vez que el SCOBY va creciendo, se puede separar en capas, y cada capa se puede usar para hacer más kombucha o se puede guardar en el hotel para uso posterior.

Un hotel de SCOBY es un contenedor que tiene múltiples capas de SCOBY y una cantidad suficiente de líquido de kombucha endulzado para mantener los cultivos vivos y activos. Los aficionados a la kombucha pueden mantener un hotel de SCOBY en su hogar como una forma de asegurarse de tener cultivos saludables y activos para hacer su kombucha casero.

Estos SCOBYS los puedes conservar por si se te estropea tu SCOBY principal, puedes usarlo para crear más kombucha, puedes regalarlo a tus amigos y familiares que se quieran iniciar en este apasionante mundo de la fermentación o, incluso, puedes hacer recetas caseras naturales. Conozco a una chica que prepara una mascarilla de arcilla verde y SCOBY de kombucha para la cara increíble.

¿Cuánto tiempo se conserva la kombucha?

La kombucha se puede conservar durante varias semanas o incluso meses si se almacena adecuadamente en el refrigerador.

Sin embargo, la calidad y el sabor pueden disminuir con el tiempo. Es recomendable consumirla dentro de los primeros 2-3 meses después de la elaboración para disfrutar de su sabor óptimo y sus beneficios para la salud.

Es importante tener en cuenta que cuanto más tiempo se almacena la kombucha, más ácido y menos dulce se vuelve.

¿Cómo saber si mi kombucha está en buen estado?

Hay algunas señales a las que debes prestar atención para saber si tu kombucha está en buen estado o no:

  1. Apariencia: La kombucha debe tener un aspecto claro y brillante, con un color que va del dorado al marrón oscuro. Si tiene una apariencia turbia, con sedimentos u otros cambios en el color, puede ser un indicio de que algo no está bien.
  2. Olor: La kombucha debe tener un olor agradable y ligeramente ácido. Si huele a vinagre o tiene un olor extraño, puede ser una señal de que ha habido un problema en la fermentación.
  3. Sabor: El sabor de la kombucha debe ser ácido y un poco dulce. Si tiene un sabor demasiado ácido, amargo o rancio, puede ser una señal de que la fermentación ha ido mal.
  4. Carbonatación: La kombucha debe estar ligeramente carbonatada, pero no demasiado. Si la botella está muy dura o la kombucha tiene demasiada efervescencia, puede ser un indicio de que la fermentación sigue activa y puede estallar.

Si la kombucha presenta algún cambio en estas características, es mejor no consumirla y desecharla. Además, es importante almacenar la kombucha en un lugar fresco y oscuro, alejado de la luz solar directa, y consumirla antes de su fecha de caducidad.

¿Cómo cambiar el tipo de té o azúcar que se usa para una kombucha en concreto?

Si te han dado un SCOBY que fermentaba con té verde y azúcar blanca, como es mi caso, para poder cambiar el tipo de té, a té negro o rojo por ejemplo, y de azúcar, de blanca a moreno (o cualquier otro endulzante), te recomiendo que lo vayas haciendo poco a poco.

Por ejemplo, te recomiendo que tus primeras kombuchas las hagas con los mismos ingredientes que usaba el SCOBY original y luego vayas creando nuevas kombuchas cambiando las partes de té y azúcar en diferentes cantidades, poco a poco, para que se vaya acostumbrando.

Mitad y mitad por ejemplo. Si tu intención es usar té verde en lugar de té negro, usa en varios procesos de fermentación mitad de té verde y mitad de té negro hasta que las siguientes kombuchas puedas cambiar las proporciones 100% a té negro. Hazlo de forma escalada.  Así el SCOBY se irá acostumbrando poco a poco y se mantendrá en su estado óptimo para que salga una perfecta kombucha.

Lo mismo con el azúcar. Si quieres pasar de usar azúcar blanca a azúcar de caña integral, hazlo de forma progresiva, poco a poco, introduciendo mayor cantidad del azúcar nuevo que deseas usar de forma progresiva para ir adaptando el SCOBY.

Ten en cuenta que el sabor y el color variará en cuanto cambies el tiempo de ingrediente. Podrá ser de color más claro o más oscuro.


Hacer kombucha casera puede ser una experiencia interesante y gratificante. Con algunos ingredientes simples y un poco de paciencia, puedes crear una deliciosa bebida fermentada que está llena de probióticos y nutrientes saludables.

Si decides aventurarte en el mundo de la kombucha casera, asegúrate de seguir las instrucciones cuidadosamente y estar atento a la higiene y la seguridad alimentaria. ¡Y no te olvides de disfrutar el proceso y saborear el resultado final!

Espero que esta información te haya sido útil y te haya inspirado a probar hacer tu propia kombucha en casa. ¡Buena suerte en tus aventuras de fermentación casera!

¿Te ha gustado esta receta? Ayúdame votándola
(Votos: 1 Promedio: 5)
Más recetas...
Tarta de queso con mermelada de arándanos casera
0 (0)
tarta de queso con mermelada de arándanos paso a paso

FinaLa tarta de queso con mermelada de arándanos es un postre delicioso y cremoso. Consiste en una base crujiente de Ver receta completa

Mi receta de chucrut casero favorita
5 (1)
mi receta favorita de chucrut favorita paso a paso

¡Descubre mi receta de chucrut casero favorita! Si eres amante de los sabores intensos y de la comida fermentada, esta Ver receta completa

Tarta de yogur y lichis con base de galleta de coco
0 (0)
Tarta de yogur y lichis con base de galleta de coco

Aquí tienes una receta para hacer una deliciosa tarta de yogur y lichi con base de galletas de coco: Ingredientes: Ver receta completa

Chocotorta en vasitos
5 (1)
chocotorta en vasitos

¿Buscas un postre irresistible que combine la clásica chocotorta con una presentación elegante y práctica? ¡No busques más! Te presentamos Ver receta completa

No hay comentarios

Escribe un comentario

¿Sabes que en Recetas Fáciles de Irene todos tus datos son 100% confidenciales? Te informo que los datos de carácter personal (email, nombre y otros datos que añadas) que me proporciones rellenando este formulario serán tratados por mí, Irene Sevilla, como responsable de esta web, con cuidado y responsabilidad. La finalidad de recoger estos datos es para responder responder a los comentarios del blog. Si no incluyeras los datos solicitados no podré responderte ni ayudarte. Para tu información los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Siteground (proveedor de hosting de Recetas Fáciles de Irene. Ver la Política de Privacidad de Siteground) y estate tranquilo porque podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de los datos que me has dado en recetasfacilesdeirene@gmail. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web.